Trascendiendo la muerte física

Por: Stephanie Carbajal Morales.





La visión general y materialista de la realidad que percibimos dice que la materia física es todo lo que hay. Según esta perspectiva, cuando el cerebro humano deja de funcionar, entonces la conciencia también llega a su fin. Así que la idea de que una parte de la conciencia podría continuar luego de la muerte del cuerpo y el cerebro, entra en conflicto con ese principio científico. Sin embargo, la pregunta de qué sucede después que morimos es algo

que ha intrigado a los seres humanos de todas las culturas en todos los tiempos. El doctor Bruce Greyson (Prof. Emeritus Psychiatry and Neurobehavioral Sciences) de la División de Estudios Perceptuales de la Universidad de Virginia, EEUU, asegura que "entre el 10% y el 20% de las personas cuyo corazón se detiene reporta una experiencia cercana a la muerte que llamaremos ECM. Aquí estudiamos la posibilidad de que alguna parte de los humanos quizás sobreviva a la muerte corporal". El especialista agrega: "Llevamos 50 años haciendo esta investigación. Estudiamos médiums, personas que creen que pueden comunicarse con los muertos. Hemos estudiado visiones en el lecho de la muerte en tiempo real. Hemos investigado la reencarnación y otras experiencias espontáneas entre la vida y la muerte física". Si buscamos en la historia encontraremos que las experiencias cercanas a la muerte han existido desde tiempos prehistóricos pero la primera colección de ECM fue compilada en 1982 por Albert Heim, un geólogo en Suiza. Él cayó al escalar en los Alpes; fue entonces cuando tuvo una maravillosa experiencia y mientras se despeñaba descubrió que el tiempo se expandía, conforme caía cada vez más rápido. Le impresionó tanto esto que comenzó a preguntarle a otros alpinistas y rápidamente recolectó otros 30 casos como el suyo, de personas que cayeron de grandes alturas y tuvieron ECM impactantes. Luego en los años 60 y 70 comenzó la medicina de la reanimación, lo que significa rescatar a personas al borde de la muerte en números cada vez más grandes. Mucha gente regresó y reportó experiencias en las que dejaron sus vehículos físicos y viajaron a otro plano. En 1975 el doctor Raymond Moody escribió su libro "La vida después de la vida". Los pacientes describen un túnel, un pasillo o un portal. Entran allí y al salir se encuentran con una luz muy brillante, cálida, amorosa y benigna. El doctor neuropsiquiatra Peter Fenwick leyó el libro de Moody y después de mucho cuestionarlo, uno de sus pacientes sufrió un fallo durante un cateterismo cardíaco, dejó su cuerpo, vio el proceso de resucitación, propio de una ECM. A partir de ese momento Fenwick reflexionó y aseguró que antes de sacar conclusiones debía estudiar este fenómeno, a lo que se dedicó los siguientes 40 años de su vida. "Nuestra ciencia es materialista, solo se enfoca en el cerebro y cuando éste deja de funcionar, supuestamente no puedes estar consciente. Sin embargo, durante la ECM alcanzas estas complejas expansiones de conciencia, incluso cuando el cerebro ha muerto. De modo que éste no puede ser el todo", apuntó el doctor Fenwick. Prosigue su exposición: "Luego de 4 décadas dedicado a estos estudios encontré que sin importar cómo te aproximas a la muerte hay patrones muy consistentes en la descripción de las experiencias y en cómo afectan a las personas", afirmó. "Por ejemplo hay gente de todas partes del mundo que reporta que su sentido del tiempo se distorsiona. También describen a un cálido y amoroso ser de luz, además de una sensación de obtener información de maestros de alta frecuencia. Otros describen un abrazo de energía cálida en el cerebro. Indicadores paranormales o de otro mundo como si sus sentidos se volvieran mucho más lúcidos y vívidos. Predominan descripciones como las siguientes: Una increíble música que lo abarca todo; empecé a disolverme como esa gota en el océano que comienza a desaparecer; de poder y alcanzar una hoja a volverme un aspecto de ella; yo era una luz muy pequeña, una mota de luz y luego me volví una luz infinita; ahora veo la belleza en todo; las relaciones sobre el espacio se rompen, no hay techo ni paredes; ya no le temo a la muerte", asegura Fenwick sobre las frases más destacadas que ha registrado durante su investigación. Encontraremos los mismos fenómenos en todas las culturas y los humanos regresan sintiendo que esa experiencia los ha cambiado profundamente. "La pregunta es: Cómo pueden las personas reportar que están conscientes, si cuando viven la ECM están inconscientes? Parece inconcebible pero de hecho esto es lo que los datos comprueban cada vez más. Tal premisa ha cambiado radicalmente nuestro concepto sobre la muerte. Es posible que haya una expansión de la Conciencia cuando morimos? Hay algo que opera en una dimensión superior que todavía no conocemos o no recordamos", afirma el experto.

Estudios de física cuántica ubican el Alma y la Conciencia en una forma heptocúbica formada por trillones de puntos de luz, en la cabeza, cerca

del séptimo chakra, cuyo plan y protección está a cargo del Ser o Yo Superior Padre-Madre de cada ser humano que encarna en tercera dimensión con un propósito claro preestablecido. Esta teoría permite explicar numerosas interrogantes que la ciencia materialista aún no reconoce. Sin embargo, si es verdad que la Conciencia no depende solo del cerebro, Qué le sucede a ésta después que morimos? Puede la Conciencia continuar después de la muerte del cuerpo físico y comunicarse con personas que aún están vivas? Luego de registrar datos y patrones, durante décadas, de miles de ECM nuestra intención no será probarlas si no compartirlas para abrir la posibilidad de acceder, en algún momento, a un Conocimiento Superior que nos aclare y nos de certeza de lo que existe más allá del fin del vehículo corporal humano (*).

(*) Fuente: Surviving Dead es reciente un documental de 6 Capítulos de Netflix que presenta ECM, eventos paranormales, eventos de otros mundos, médiums y reencarnación.




55 visualizaciones