Los Errores Más Frecuentes en la Terapia Floral

Los siguientes errores son los más comunes en la terapia, cometidos por el paciente. Evitándolos o corrigiéndolos se obtendrán de manera adecuada los resultados esperados en el tratamiento.

1. Falta de paciencia:

Algunos pacientes quieren una sanación inmediata a problemas que tienen toda una vida y que muchas veces han sido tratados con otros métodos, sin obtener resultados favorables. Llegan a la terapia floral con incertidumbre, buscando una salida casi instantánea al problema y cualquier retardo les hacen abandonar el tratamiento. Lo indicado es tener la paciencia necesaria para que las esencias vayan haciendo desaparecer gradualmente la tensión bio eléctrica del pensamiento causante del desequilibrio.

2. Irregularidad con el tratamiento:

A veces la forma como el paciente se toma las esencias florales es a intervalos irregulares, que no son los indicados.

Lo indicado es el uso periódico de la dosis por que las esencias funcionan por repetición en un tiempo dado, mientras más dosis en un intervalo de tiempo, más efectivo el proceso.

3. Falta de comunicación:

Determinar las esencias a usar, depende fundamentalmente de la información que el paciente le suministre al terapeuta. Por miedo escénico, vergüenza, falta de sinceridad, el paciente a veces no cuenta o disfraza las causas del conflicto y el diagnostico no es el correcto. Lo ideal es que exista un flujo de comunicación lo más auténtico posible.

4. Resistencia al cambio:

Algunos pacientes, al sentir que empiezan a ocurrir los cambios, armonizándose el desequilibrio, deciden suspender el tratamiento, diciendo que no ven el efecto, que se sienten raros y cualquier otra excusa, debido a que sienten que pueden perder la “facultad de manipular” por falta del desequilibrio o enfermedad con las que someten a los familiares y amigos.

Lo indicado es entender que esas armas de manipulación terminan por deteriorar a quienes la usaban consciente o inconscientemente.

5. Crisis curativa:

Muchas veces se producen cuadros de reacción (crisis curativa) donde el estado negativo a curar se incrementa y la persona descubre (por incremento del desequilibrio) lo que tiene que modificar. Entonces el paciente puede asustarse y dejar el tratamiento pensando que se le está incrementando lo negativo. Se le debe indicar al paciente que este cuadro de incremento de tensiones negativas a veces ocurren, pero que son pasajeras y muy valiosas porque nos permiten evaluar con detalle lo negativo a corregir. Si quiere atenuar el efecto se reduce la cantidad de toma diaria de las esencias y el proceso se hace al ritmo de tolerancia que el paciente puede soportar.

6. Buscar soluciones físicas:

Muchos pacientes acuden al uso de esencias florales para solucionar un problema físico. Eso no está mal, pero cuando la persona se siente físicamente bien, suspende el tratamiento y puede que deje latente la causa del conflicto o que no utilice el potencial que las esencias le pueden aportar para su crecimiento personal.

7. Automedicación

Muchas personas utilizan las esencias por su propia cuenta y a su mejor entender o porque le recomendaron tal o cual esencia, lo cual es muy positivo en caso de situaciones emocionales sencillas debido a que es un método inocuo de sanación al alcance de todos. Lo que si debe estar claro es que el proceso mental y emocional del individuo muchas veces suele ser complejo y aunque las esencias trabajen efectivamente, se debe tener en cuenta muchos factores, que engloban el proceso. Por eso muchas veces las reacciones curativas de las mismas esencias no son iguales en todos los pacientes, lo cual puede ser contraproducente para el objetivo de la terapia en personas que desconozcan los detalles del mismo, por lo cual les aconsejo la oportuna asesoría de un orientador o terapeuta floral.

8. Presión del entorno:

Cuando el paciente empieza a tener las transformaciones, entre ellas el logro de liderazgo, salud, independencia etc…, esto posiblemente no sea del gusto de todos los que le rodean y aquellos que son agentes o factores externos de desequilibrio del paciente y que ejercen una manipulación sobre este, empiezan una campaña orquestada , para sabotear el proceso de la armonización mediante el uso de las esencias florales, usando múltiples argumentos, tales como que son brujerías, charlatanerías, sugestiones etc… En ese momento el paciente debe tener un juicio correcto y la disposición de transcender a las presiones de ese entorno.

Si quieres más información sobre las terapias florales tropicales de Valeriano Sánchez, suscríbete a nuestro boletín y te mantendremos informado sobre novedades, talleres de formación, conferencias online y asesoría terapéutica.

30 visualizaciones